Neuropatía en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Cuáles son los síntomas de la neuropatía por estrés?

El estrés es un factor que puede influir en la salud neurológica de una persona. Si bien no causa directamente una neuropatía, puede desencadenar una serie de respuestas fisiológicas en el cuerpo que, a largo plazo, podrían contribuir al desarrollo o empeoramiento de ciertas condiciones neurológicas.

El estrés crónico puede afectar el sistema nervioso de diversas maneras. Por ejemplo, puede provocar la liberación excesiva de hormonas del estrés, como el cortisol, que en altos niveles pueden dañar los nervios periféricos. Además, el estrés prolongado puede afectar la calidad del sueño, lo que a su vez puede tener un impacto negativo en el sistema nervioso y empeorar condiciones preexistentes.

En el contexto de la neuropatía, el estrés puede contribuir a un aumento de los síntomas, como el dolor y el malestar. También puede dificultar la recuperación en personas que ya padecen neuropatía. Es importante destacar que la relación entre el estrés y las neuropatías es compleja y varía según cada individuo.

El estrés empeora el dolor neuropático

El dolor neuropático (DN) se define como un dolor iniciado o causado por una lesión primaria en el sistema nervioso, siendo un síntoma común a un grupo diverso de patologías entre las que se incluye la neuropatía diabética, la neuralgia del trigémino o la neuralgia postherpética y el asociado a lesiones medulares entre otros cuadros patológicos.     

Una muestra representativa de pacientes con dolor neuropático o mixto, muestran una pobre calidad del sueño, y una elevada frecuencia de síntomas de ansiedad, depresión o ambos, en todos los casos de estos trastornos muestran una fuerte asociación con la intensidad del dolor. De manera que a mayor intensidad del dolor, mayor impacto en el sueño y más frecuencia de ansiedad y depresión.

Sintomas principales de la neuropatia por estres

La neuropatía periférica puede manifestarse de diversas formas, dependiendo de los nervios afectados y la causa subyacente de la condición. Si bien ya vimos que el estrés propiamente no dará los síntomas de una neuropatía, más bien los empeorará. Aquí explicamos algunos de los síntomas típicos en neuropatías

  • Dolor:

El dolor es uno de los síntomas más prevalentes en la neuropatía periférica. Puede presentarse como dolor agudo, punzante, quemante o sensaciones de hormigueo y pinchazos en las áreas afectadas. Este dolor puede ser constante o intermitente y puede empeorar por la noche.

  • Hormigueo y entumecimiento:

Muchos pacientes experimentan sensaciones de hormigueo, entumecimiento o debilidad en las áreas afectadas. Esto se debe a la interrupción de la transmisión nerviosa normal, lo que afecta la sensibilidad y la función motora en esas áreas.

  • Sensibilidad alterada:

Algunas personas con neuropatía periférica pueden experimentar una sensibilidad anormal al tacto, temperatura o vibración en las áreas afectadas. Esto puede causar una respuesta exagerada o disminuida a estímulos sensoriales normales.

  • Debilidad muscular:

La neuropatía periférica puede provocar debilidad muscular en las áreas afectadas, lo que puede dificultar actividades como caminar, levantar objetos o realizar tareas finas con las manos.

  • Problemas de equilibrio y coordinación:

Los pacientes con neuropatía periférica pueden experimentar dificultades para mantener el equilibrio y coordinar movimientos, lo que aumenta el riesgo de caídas y lesiones.

  • Ardor:

El ardor es una sensación de calor o quemazón que puede ser experimentada en las áreas afectadas por la neuropatía periférica. Este síntoma puede ser constante o intermitente y puede empeorar con el tiempo.

  • Picazón:

La picazón es una sensación incómoda que puede acompañar a la neuropatía periférica. Esta sensación de comezón puede ser leve o intensa y puede llevar a rascarse repetidamente las áreas afectadas.

  • Sensación de electricidad:

Algunas personas con neuropatía periférica pueden experimentar una sensación de electricidad, que se describe como una sensación repentina y aguda de corriente eléctrica que irradia a lo largo de los nervios afectados.

  • Sensibilidad aumentada al tacto:

La neuropatía periférica puede provocar una sensibilidad aumentada al tacto en las áreas afectadas, lo que puede hacer que incluso el contacto ligero sea doloroso o incómodo.

  • Sensación de alfileres y agujas:

Esta sensación, también conocida como parestesia, se caracteriza por una sensación de alfileres y agujas que puede ser experimentada en las áreas afectadas por la neuropatía periférica.

  • Sensación de frío o calor extremo:

Algunas personas con neuropatía periférica pueden experimentar sensaciones de frío o calor extremo en las áreas afectadas, incluso cuando la temperatura ambiente es normal.

  • Sensibilidad al dolor exacerbada:

La neuropatía periférica puede aumentar la sensibilidad al dolor en las áreas afectadas, lo que puede hacer que incluso el dolor leve sea difícil de tolerar.

Es importante tener en cuenta que los síntomas de la neuropatía periférica pueden empeorar con el tiempo si no se diagnostican y tratan adecuadamente. Por lo cual cabe recalcar desde este momento la importancia de si presenta alguno de los sintomas antes mencionados es de suma importancia acudir con un especialista en neurología para su oportuna rehabilitación y tratamiento.

¿Cómo se trata el dolor neuropático con estimulación magnética transcraneal?

Una de las opciones terapéuticas emergentes para su tratamiento es la estimulación magnética transcraneal (TMS, por sus siglas en inglés). Este enfoque no invasivo ha demostrado ser prometedor en la gestión del dolor neuropático, especialmente en pacientes que no responden adecuadamente a tratamientos farmacológicos convencionales.

Mecanismo de Acción en el Tratamiento del Dolor Neuropático

El dolor neuropático se asocia con cambios en la excitabilidad neuronal y la plasticidad sináptica. La TMS puede ayudar a restablecer el equilibrio neuronal mediante la inhibición o estimulación de regiones corticales específicas involucradas en la percepción y modulación del dolor. Los mecanismos propuestos incluyen:

  • Modulación de la Corteza Prefrontal:

La estimulación de esta área puede alterar la percepción del dolor y mejorar el estado de ánimo, lo cual es particularmente útil en pacientes con dolor crónico.

  • Estimulación del Área Motora:

Se ha observado que la estimulación repetitiva del área motora primaria (M1) puede reducir la intensidad del dolor neuropático, probablemente debido a la influencia en las vías descendentes del dolor.

Protocolo de Tratamiento

El protocolo de TMS para el dolor neuropático varía, pero generalmente incluye sesiones diarias de 20 a 30 minutos durante varias semanas. La frecuencia de los pulsos magnéticos y la duración del tratamiento se ajustan según la respuesta del paciente. Las sesiones se pueden realizar en una clínica ambulatoria, y no suelen requerir anestesia ni sedación.

Conclusión

La estimulación magnética transcraneal representa una opción innovadora y eficaz para el tratamiento del dolor neuropático. Su capacidad para modular la actividad cerebral de manera no invasiva la convierte en una alternativa valiosa para aquellos pacientes que no encuentran alivio con los tratamientos convencionales. A medida que la investigación avanza, se espera que la TMS se integre aún más en los protocolos de tratamiento para el dolor neuropático, ofreciendo esperanza y alivio a muchas personas que sufren de esta condición debilitante.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes