Neuropatía en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Qué enfermedades causan el dolor neuropático?

El dolor neuropático es una afección compleja y debilitante que surge como resultado de lesiones o enfermedades que afectan el sistema nervioso. A diferencia del dolor nociceptivo, que es una respuesta directa a una lesión física, el dolor neuropático tiene su origen en un mal funcionamiento del sistema nervioso. Este tipo de dolor puede ser persistente, severo y desafiante de tratar, impactando significativamente la calidad de vida de los pacientes.

Diabetes Mellitus

La diabetes es una de las causas más comunes de dolor neuropático, conocido como neuropatía diabética. Este tipo de neuropatía ocurre cuando los niveles altos de azúcar en sangre dañan los nervios en todo el cuerpo, pero especialmente en las extremidades. Los síntomas incluyen dolor, entumecimiento, hormigueo y debilidad, principalmente en los pies y las piernas. La neuropatía diabética es una complicación grave y puede llevar a úlceras del pie diabético y, en casos extremos, a la amputación. 

Herpes Zóster

El herpes zóster, también conocido como culebrilla, es una infección viral causada por el virus varicela-zóster, el mismo que causa la varicela. Después de haber tenido varicela, el virus puede permanecer latente en el cuerpo y reactivarse años más tarde como herpes zóster. Esta condición puede causar una dolorosa erupción cutánea y, en algunos casos, el dolor persiste incluso después de que la erupción haya desaparecido. Este dolor persistente se conoce como neuralgia posherpética y es una forma de dolor neuropático que puede durar meses o incluso años.

Esclerosis Múltiple

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad autoinmune que afecta el sistema nervioso central, en la cual el sistema inmunitario ataca la mielina, la cubierta protectora de las fibras nerviosas. Este daño interrumpe la comunicación entre el cerebro y el resto del cuerpo, causando una variedad de síntomas neurológicos, incluido el dolor neuropático. Los pacientes con esclerosis múltiple pueden experimentar sensaciones de ardor, punzadas, calambres musculares y dolor agudo, que pueden ser intermitentes o crónicos. 

Neuralgia del Trigémino

La neuralgia del trigémino es una afección crónica que afecta el nervio trigémino, uno de los nervios más largos de la cabeza. Este nervio es responsable de transmitir sensaciones del rostro al cerebro. La neuralgia del trigémino causa dolor intenso y repentino en la cara, a menudo desencadenado por actividades cotidianas como masticar, hablar o cepillarse los dientes. Aunque los episodios de dolor son generalmente breves, pueden ser extremadamente debilitantes.

Lesiones Nerviosas

Las lesiones físicas que dañan los nervios periféricos también pueden resultar en dolor neuropático. Esto incluye lesiones traumáticas, cirugías o accidentes que causan daño a los nervios. El dolor neuropático postraumático puede ser complicado de tratar debido a la naturaleza impredecible del daño nervioso y la forma en que los nervios se curan. Los síntomas pueden incluir dolor persistente, sensibilidad extrema al tacto y sensaciones anormales.

Cáncer y Tratamientos Oncológicos

El cáncer y sus tratamientos pueden causar dolor neuropático de varias maneras. Los tumores pueden presionar los nervios o invadir tejidos nerviosos, causando dolor neuropático directo. Además, algunos tratamientos contra el cáncer, como la quimioterapia, pueden dañar los nervios periféricos, una condición conocida como neuropatía periférica inducida por quimioterapia. Los síntomas incluyen dolor, ardor, hormigueo y debilidad en las manos y los pies. 

VIH/SIDA

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) pueden causar neuropatía dolorosa en aproximadamente un tercio de los pacientes. El virus puede dañar directamente los nervios periféricos, y algunas infecciones oportunistas asociadas con el SIDA también pueden contribuir al dolor neuropático. Los tratamientos antirretrovirales, aunque son esenciales para controlar la enfermedad, también pueden tener efectos secundarios que incluyen neuropatía periférica.

Enfermedades Hereditarias

Algunas condiciones hereditarias, como la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth, pueden causar dolor neuropático. Esta enfermedad afecta los nervios periféricos y causa debilidad muscular, deformidades del pie y dolor neuropático. Es una condición progresiva que puede empeorar con el tiempo y afectar gravemente la calidad de vida de los pacientes. 

Trastornos Metabólicos

Otros trastornos metabólicos además de la diabetes también pueden causar dolor neuropático. Por ejemplo, la deficiencia de vitamina B12 puede llevar a neuropatía periférica, ya que esta vitamina es crucial para la salud nerviosa. La acumulación de toxinas en el cuerpo debido a enfermedades como la insuficiencia renal también puede dañar los nervios y causar dolor neuropático.

Tratamiento del dolor neuropático con estimulación magnética transcraneal

Entre las opciones de tratamiento emergentes y prometedoras, se encuentra la estimulación magnética transcraneal (EMT), una técnica no invasiva que ha mostrado resultados positivos en el manejo de este tipo de dolor.

La EMT es un procedimiento no invasivo que utiliza campos magnéticos para estimular las neuronas en áreas específicas del cerebro. Este tratamiento se realiza colocando una bobina electromagnética sobre el cuero cabelludo del paciente. Cuando se activa, la bobina genera pulsos magnéticos que atraviesan el cráneo y provocan una pequeña corriente eléctrica en el cerebro. Esta corriente puede modificar la actividad neuronal en la región objetivo, lo que puede influir en la percepción del dolor.

Procedimiento de la EMT

El tratamiento con EMT suele involucrar sesiones diarias durante varias semanas. Cada sesión puede durar entre 20 y 40 minutos, dependiendo del protocolo específico utilizado. El paciente está despierto y sentado durante el procedimiento, y aunque puede experimentar una leve incomodidad en el cuero cabelludo debido a los pulsos magnéticos, la EMT es generalmente bien tolerada.

Ventajas de la EMT

  • No invasiva: A diferencia de otras intervenciones, como la cirugía, la EMT no requiere incisiones ni implantes.
  • Segura: Con pocos efectos secundarios significativos, la EMT es una opción segura para muchos pacientes.
  • Tolerable: La mayoría de los pacientes toleran bien la EMT, con mínimos efectos adversos reportados.
Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes