Neuropatía en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Causas de neuropatía visceral

La neuropatía visceral es una condición en la cual los nervios que controlan los órganos internos del cuerpo (como el corazón, los pulmones, el estómago, los intestinos, la vejiga y otros) se ven afectados. Estos nervios, conocidos como nervios autonómicos, regulan funciones involuntarias del cuerpo, como la digestión, el ritmo cardíaco, la respiración, la función urinaria, la sudoración y la respuesta sexual.

Entre las causas más comunes de neuropatía visceral se encuentran:

  • Diabetes.

La neuropatía autonómica es una complicación común de la diabetes. La elevación prolongada de los niveles de azúcar en la sangre puede dañar los nervios que controlan los órganos internos, lo que lleva a problemas de funcionamiento en estos órganos.

  • Enfermedades autoinmunes.

Enfermedades autoinmunes como el síndrome de Sjögren, el lupus eritematoso sistémico (LES) y la artritis reumatoide pueden causar neuropatía visceral al afectar los nervios autonómicos.

  • Alcoholismo crónico.

El abuso crónico de alcohol puede dañar los nervios, incluidos los nervios que controlan los órganos internos, lo que puede resultar en neuropatía visceral.

  • Trastornos metabólicos.

Además de la diabetes, otros trastornos metabólicos como la amiloidosis, la enfermedad de Fabry y la enfermedad de Gaucher pueden causar neuropatía visceral.

  • Infecciones.

Algunas infecciones virales o bacterianas pueden afectar los nervios autonómicos, lo que resulta en neuropatía visceral. Por ejemplo, el virus del herpes zóster puede causar neuralgia posherpética que afecta los nervios autonómicos.

  • Enfermedades neurodegenerativas.

Algunas enfermedades neurodegenerativas, como la enfermedad de Parkinson y la enfermedad de Alzheimer, pueden afectar los nervios autonómicos, lo que resulta en neuropatía visceral.

  • Medicamentos.

Algunos medicamentos, como ciertos agentes quimioterapéuticos, pueden causar neuropatía como efecto secundario.

  • Toxicidad.

La exposición a ciertas sustancias tóxicas o venenosas puede dañar los nervios autonómicos y causar neuropatía visceral.

¿Cuáles son los síntomas de una neuropatía visceral?

Los síntomas de una neuropatía visceral pueden variar significativamente dependiendo de qué órganos y nervios están afectados. Algunos de los síntomas más comunes pueden incluir:

  • Problemas gastrointestinales. Esto puede incluir náuseas, vómitos, diarrea, estreñimiento, dificultad para tragar, sensación de plenitud después de comer una pequeña cantidad de alimentos, pérdida de apetito, distensión abdominal y dolor abdominal
  • Disfunción cardíaca. Puede haber alteraciones en la frecuencia cardíaca, como taquicardia (ritmo cardíaco rápido) o bradicardia (ritmo cardíaco lento), así como cambios en la presión arterial, mareos y desmayos
  • Problemas respiratorios. Esto puede incluir dificultad para respirar, respiración superficial, tos crónica, falta de aliento y aumento de la sensibilidad a las infecciones respiratorias
  • Problemas urinarios. Puede haber dificultad para vaciar completamente la vejiga, incontinencia urinaria, urgencia urinaria, dificultad para comenzar a orinar y aumento de la frecuencia urinaria
  • Disfunción sexual. Puede haber disminución de la libido, disfunción eréctil en hombres, dificultad para alcanzar el orgasmo, sequedad vaginal en mujeres y disminución de la lubricación vaginal

Síntomas relacionados con la temperatura corporal: Esto puede incluir:

  • Intolerancia al calor o al frío
  • Sudoración excesiva
  • Falta de sudoración

Cambios en la sensibilidad. Puede haber sensaciones anormales como:

  • Hormigueo
  • Entumecimiento
  • Sensación de ardor
  • Dolor en áreas afectadas
Neuropatía Autonómica

¿Cómo se realiza el diagnóstico de una neuropatía visceral?

El diagnóstico de neuropatía visceral puede ser complejo y requiere una evaluación completa por parte de un médico especializado, como un neurólogo o un gastroenterólogo. Aquí hay algunas etapas comunes en el proceso de diagnóstico:

Historia clínica y examen físico.

El médico comenzará recopilando información detallada sobre los síntomas del paciente, su historial médico y cualquier factor de riesgo relevante. Luego realizará un examen físico completo, prestando especial atención a los signos de disfunción de órganos internos

Pruebas de laboratorio.

Se pueden realizar análisis de sangre para evaluar la función de los órganos internos y buscar posibles causas subyacentes de la neuropatía, como:

  • Diabetes
  • Enfermedades autoinmunes
  • Infecciones
  • Trastornos metabólicos, entre otros

Estudios de imagen.

Se pueden realizar pruebas de imagen para visualizar los órganos internos y detectar cualquier anormalidad estructural que pueda estar contribuyendo a los síntomas, entre ellos:

  • tomografía computarizada (TC)
  • La resonancia magnética (RM)
  • La ecografía

Estudios de función autonómica.

Estas pruebas evalúan la función del sistema nervioso autónomo, que controla las funciones involuntarias del cuerpo. Esto puede incluir pruebas de:

  • La respuesta motora
  • La frecuencia cardíaca
  • La presión arterial
  • La función gastrointestinal

Estudios neurofisiológicos.

Se pueden realizar pruebas de neuroconducción y electromiografía para evaluar la función de los nervios periféricos y determinar si hay evidencia de neuropatía periférica

Biopsia de nervio.

En algunos casos, puede ser necesario realizar una biopsia de un nervio para obtener muestras de tejido nervioso y realizar análisis microscópicos para evaluar el grado de daño nervioso y buscar signos de enfermedades específicas.

¿Cuál es el tratamiento de la neuropatía visceral?

Identificación y Tratamiento de la Causa Subyacente

El primer paso es identificar y tratar la causa subyacente de la neuropatía. Esto puede incluir el control de enfermedades crónicas como la diabetes, la corrección de deficiencias nutricionales, o el tratamiento de infecciones o condiciones autoinmunes. Al abordar la raíz del problema, se puede prevenir el daño adicional a los nervios y, en algunos casos, mejorar los síntomas.

Manejo del Dolor

El dolor asociado con la neuropatía visceral puede ser intenso y debilitante. El manejo del dolor es, por lo tanto, un componente crucial del tratamiento. Esto puede incluir:

  • Medicamentos:

Antidepresivos y anticonvulsivos, a menudo utilizados por sus efectos en la modulación del dolor neuropático, así como analgésicos, incluidos los opioides en casos severos.

  • Terapias complementarias:

Acupuntura, terapia física y técnicas de relajación pueden ayudar a aliviar el dolor y mejorar el bienestar general.

Modificaciones en el Estilo de Vida y la Dieta

Cambios en el estilo de vida y la dieta pueden ser efectivos en el manejo de los síntomas. Esto puede incluir la adaptación de la dieta para evitar alimentos que exacerban los síntomas, el aumento de la actividad física dentro de las capacidades individuales y la adopción de prácticas de relajación para reducir el estrés.

Uso de Dispositivos y Terapias de Soporte

En algunos casos, el uso de dispositivos que ayudan en las funciones corporales afectadas o terapias de soporte puede ser necesario. Por ejemplo, en casos de disfunción del tracto gastrointestinal, pueden ser útiles dispositivos que asisten en la motilidad.

Tratamiento Farmacológico Específico

Dependiendo de los síntomas y órganos afectados, pueden prescribirse medicamentos específicos para tratar problemas como el estreñimiento, la diarrea, la disfunción urinaria, o la disfunción eréctil.

Seguimiento Regular y Apoyo Psicológico

El seguimiento regular con profesionales de la salud es vital para monitorear la progresión de la enfermedad y ajustar el tratamiento según sea necesario. Además, el apoyo psicológico puede ser crucial para manejar el impacto emocional y mental que la neuropatía visceral puede tener en la vida de una persona.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes