Neuropatía en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Causas y síntomas de la neuropatía muscular

Es una afección que se desarrolla como resultado de un daño en el sistema nervioso periférico, que es la extensa red de comunicación que transmite información entre el sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) y todas las demás partes del cuerpo. La palabra “neuropatía” significa enfermedad o daño en el nervio.

Síntomas que constituye la neuropatía muscular

Los síntomas pueden variar desde entumecimiento u hormigueo hasta sensaciones punzantes (parestesia) o debilidad muscular. Ciertas regiones del cuerpo se pueden volver anormalmente sensibles, lo que puede causar una experiencia sumamente intensa o distorsionada al tacto (alodinia). En tales casos, se puede sentir dolor como respuesta a un estímulo que normalmente no causa dolor. 

Los síntomas graves pueden incluir:

  • Ardor (especialmente de noche)
  • Atrofia muscular
  • Parálisis o disfunción de un órgano o glándula.

El daño en los nervios que abastecen los órganos internos puede perjudicar:

  • La digestión
  • La sudoración
  • La función sexual
  • La micción (orinar).

En los casos más extremos, puede causar :

  • Problemas para respirar
  • Puede fallar un órgano.

Las neuropatías periféricas se pueden presentar en una variedad de formas y seguir diferentes patrones. Se puede tener síntomas durante un período de días, semanas o años. Las neuropatías periféricas pueden ser agudas o crónicas.

En las neuropatías agudas, como el síndrome de Guillain-Barré (en el cual el sistema inmunitario ataca parte del sistema nervioso periférico y deteriora el envío y la recepción de las señales nerviosas), los síntomas:

  • Aparecen de repente
  • Progresan rápidamente
  • Mejoran lentamente a medida que los nervios sanan.

En las formas crónicas, los síntomas empiezan sutilmente y progresan lentamente.

Clasificación de las neuropatías musculares

Se han identificado más de 100 tipos de neuropatía periférica, cada uno con sus propios síntomas y pronóstico.

Las neuropatías periféricas pueden clasificarse según:

  • Temporalidad
  • Topografía,
  • Tipo de síntomas
  • Tipo de compromiso nervioso (axonal o desmielinizante).

Otra forma de clasificarse está relacionada con el diámetro de la fibra nerviosa, siendo de pequeño y gran calibre.

Algunas formas de neuropatía involucran daño en un solo nervio y se conocen como mononeuropatías. Sin embargo, más frecuentemente se ven afectados varios nervios y se conoce como polineuropatía.

Causas que provocan la neuropatía

La diabetes mellitus es la causa general y metabólica más frecuente de neuropatías periféricas. Se presenta comúnmente con polineuropatía simétrica distal y compromiso autonómico. La diabetes mellitus aumenta 11 veces el riesgo de padecer una polineuropatía inflamatoria desmielinizante crónica.

Los factores de riesgo para neuropatías periféricas en el paciente diabético son:

  • Mayor duración de la enfermedad
  • Mayor edad
  • Hemoglobina glicosilada elevada
  • Retinopatía diabética.

Las neuropatías periféricas están relacionadas con las neoplasias en razón de tres procesos fisiopatológicos:

  • Inducción de anticuerpos contra los componentes de la mielina
  • Compresión e infiltración de estructuras nerviosas
  • Toxicidad asociada a la terapia antineoplásica.

Los déficits nutricionales son una causa importante de neuropatía periférica, resaltando las deficiencias de:

  • Tiamina
  • Vitamina B12
  • Vitamina E
  • Cobre
  • Niacina
  • Iiridoxina.

Todas estas entidades carenciales tienen mayor relación con trastornos gastrointestinales malabsortivos y con la edad avanzada. 

Las neuropatías periféricas autoinmunes primarias están representadas por las polineuropatías desmielinizantes agudas o crónicas (síndrome de Guillain Barré y la polineuropatía inflamatoria desmielinizante crónica). Algunas neuropatías periféricas asociadas a vasculitis están relacionadas con infecciones virales, como es el caso de la hepatitis B en la poliarteritis nodosa y la hepatitis C en la crioglobulinemia de tipo III.

¿Cómo lo podemos diagnosticar?

Este es fundamentalmente clínico. Para ello, es necesario un interrogatorio dirigido hacia los antecedentes como:

  • Enfermedades previas
  • Neoplasias
  • Medicamentos
  • Exposición a tóxicos medioambientales
  • Historia familiar de enfermedades neurológicas.

Debe interrogarse la presencia de:

  • Síntomas en la marcha
  • Sensibilidad
  • Alteraciones del desarrollo psicomotriz
  • Edad de aparición, como también la presencia de síntomas de autoinmunidad.

Igualmente:

  • La historia de infecciones recientes, principalmente bacterianas y virales
  • Estado de inmunizaciones (herpes zóster, rabia, meningococo e influenza). 

La neurografía mediante resonancia magnética con secuencias de supresión de grasa muestra que, en general, los nervios enfermos se ven hiperintensos respecto a los tejidos circundantes, con cambios globales o focales en su calibre.

La técnica de imagen de tensor de difusión ha permitido la evaluación de nervio mediano, plexo braquial, lumbar y nervio ciático. El realce o hipertrofia de los nervios de la cola de caballo mediante este método es considerado como un apoyo diagnóstico en la polineuropatía inflamatoria desmielinizante crónica.

Algunos autores recomiendan que se realicen estudios de laboratorio, tales como niveles de vitamina B12, glucosa sérica, TSH y electroforesis de proteínas, los cuales están indicados principalmente en la polineuropatía distal sensitiva.

¿Cuál es el tratamiento para la neuropatía muscular?

La neuropatía muscular puede referirse a varias condiciones donde los nervios que controlan los músculos están dañados. Esta condición puede causar debilidad muscular, pérdida de masa muscular, y a veces dolor o disfunción sensorial. El tratamiento depende de la causa subyacente de la neuropatía, pero se centra en aliviar los síntomas y mejorar la función muscular. Aquí se describen dos enfoques comunes: la neurorehabilitación y la estimulación magnética transcraneal.

Neurorehabilitación

La neurorehabilitación es un enfoque integral que busca mejorar la función y reducir los síntomas en pacientes con afectaciones neurológicas. En el caso de la neuropatía muscular, el programa de neurorehabilitación puede incluir:

  • Fisioterapia:

Se enfoca en ejercicios específicos para fortalecer los músculos afectados, mejorar el equilibrio y la coordinación. La fisioterapia puede ayudar a prevenir el deterioro muscular y mejorar la movilidad.

  • Terapia Ocupacional:

Ayuda a los pacientes a adaptarse a sus limitaciones diarias y mejora la capacidad para realizar actividades cotidianas, lo que contribuye a una mejor calidad de vida.

  • Uso de Tecnología Asistiva:

Equipos como andadores o dispositivos de asistencia pueden ser recomendados para facilitar la independencia del paciente.

  • Educación y Apoyo:

Educar a los pacientes y sus familias sobre la condición y cómo manejarla puede ser crucial para el éxito del tratamiento.

Estimulación Magnética Transcraneal (EMT)

La estimulación magnética transcraneal es una técnica que utiliza campos magnéticos para estimular nervios en el cerebro. Aunque es más comúnmente utilizada para trastornos del ánimo como la depresión, también se ha explorado en el tratamiento de la neuropatía para:

  • Alivio del Dolor:

La EMT puede reducir el dolor crónico al modificar la manera en que el cerebro procesa las señales de dolor.

  • Mejorar la Función Neurológica:

Al estimular áreas específicas del cerebro, la EMT puede influir en la regeneración o función de ciertas redes neuronales, lo que potencialmente podría mejorar la función muscular.

  • Estudios Clínicos:

Aunque hay estudios prometedores, la evidencia sobre la eficacia de la EMT en neuropatías musculares aún está en desarrollo. Es importante participar en tratamientos bajo supervisión médica y considerar la participación en ensayos clínicos.

Es vital que el tratamiento para la neuropatía muscular sea personalizado y dirigido por un equipo de salud especializado en neurología. La evaluación continua por parte de profesionales ayuda a ajustar los tratamientos según la evolución del paciente y la respuesta a las terapias aplicadas. La combinación de terapias físicas con tecnologías innovadoras como la EMT puede ofrecer un enfoque holístico y esperanzador para manejar y mejorar los síntomas de la neuropatía muscular.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes