Neuropatía en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Neuropatía por nervio femoral inflamado

El nervio femoral es responsable de la sensibilidad y movimiento de los componentes de la parte anterior del muslo, la rodilla y la pierna. El daño específico del nervio femoral se conoce como neuropatía femoral y es un tipo de neuropatía periférica. Los síntomas que causa la inflamación del nervio femoral pueden ser motores, sensitivos o una combinación de ambos. Por lo tanto, las manifestaciones clínicas van desde el rango de debilidad muscular hasta entumecimiento y dolor de tipo neuropático en la parte anterior de la extremidad inferior. 

Síntomas 

Las manifestaciones clínicas dependen de la gravedad y el sitio de la lesión en el trayecto del nervio femoral. Los síntomas más comunes se enumeran a continuación, sin ningún orden de aparición en particular:

  • Dolor neuropático en la parte anterior del muslo, la rodilla, la pierna y hasta el pie, es decir, que puede extenderse por toda la extremidad Se manifiesta como una sensación de hormigueo o cosquilleo, así como dolor de tipo punzante o ardiente. Estos síntomas pueden aparecer en actividades que usualmente no deberían causar dolor, como el tacto de una cobija con la piel.
  • Pérdida sensorial de diferente grado de severidad con sensación de entumecimiento de las regiones inervadas por el nervio femoral, es decir, desde el muslo anterior y hacia los dedos de los pies.
  • Disfunción motora con dificultad para caminar o subir escaleras debido a debilidad muscular, así como falta de coordinación que se presenta como tropiezos o caídas.
  • Pérdida de masa muscular en la parte anterior del muslo por inadecuada comunicación en las conexiones nervio-músculo.

Causas 

La inflamación del nervio femoral puede deberse a distintos factores, ya sea condiciones agudas o crónicas:

  • Lesión nerviosa

El nervio femoral puede dañarse por una afección sobre la articulación de la cadera como fractura, dislocación o incluso alguna cirugía a nivel de la cadera. También puede ser causada por un traumatismo como un accidente automovilístico o lesiones deportivas sobre todo en quienes practican gimnasia o danza.

  • Compresión nerviosa

Puede haber presión local al nervio femoral debido a un hematoma, un tumor (usualmente metastásico), hasta condiciones más comunes como el embarazo u obesidad.

  • Enfermedades

Las enfermedades como la diabetes mellitus o la neuropatía causada por el alto consumo de alcohol pueden dañar el nervio femoral.

  • Carencias nutricionales

Las vitaminas del complejo B, específicamente B1 / B6 / B12, así como algunos minerales son fundamentales para la salud de los nervios en general. Por lo que su deficiencia se puede manifestar como una neuropatía.

En algunos casos, no es posible identificar la causa y a esto se le llama neuropatía idiopática.

Diagnóstico de Neuropatía

Se fundamenta en la historia clínica, la exploración física y algunas pruebas neurológicas. 

La evaluación neurológica nos ayuda a delimitar los nervios perjudicados y la severidad de los síntomas. Los estudios de electrodiagnóstico son útiles para detectar los nervios afectados, dar seguimiento de la lesión y establecer el pronóstico. Uno de ellos es la electromiografía (EMG) que es una prueba que mide la actividad eléctrica de músculos y nervios. En ocasiones, éste se complementa con estudios de conducción nerviosa.

Tratamiento de la Neuropatía

Se guía según la severidad de la sintomatología y dependiendo de la causa (reversible o irreversible) de la inflamación del nervio femoral. En algunas ocasiones, el tratamiento puede ser curativo. Por ejemplo, una cirugía puede aliviar la compresión nerviosa por hematoma o alguna afección a nivel de la cadera; o bien, dar tratamiento a la enfermedad específica que causa la neuropatía femoral. 

Independientemente de la etiología, en general, hay dos opciones complementarias de tratamiento que permiten el control del dolor y mantener la funcionalidad del paciente.

  • Farmacológico:

La mayoría de los pacientes deberá recurrir al uso de medicamentos con acción antiinflamatoria y analgésica; a menudo será necesario el uso de medicamentos especiales que tengan efecto sobre el dolor neuropático.

  • No farmacológico:

La fisioterapia puede ayudar a mejorar la fuerza, la flexibilidad y el rango de movimiento de la pierna afectada. Por lo tanto, la rehabilitación física es fundamental junto con la terapia farmacológica para mejorar la disfunción motora y mantener la movilidad.

Utilizar ambos tipos de tratamiento permite alcanzar una mejor recuperación funcional.

Pronóstico 

El pronóstico de la neuropatía femoral depende de la causa subyacente. En algunos casos la inflamación de este nervio puede mejorar, pero cabe la posibilidad de que el daño sea permanente. Cuanto mayor sea el daño del nervio femoral, o bien, a mayor duración de la lesión nerviosa, la tasa de éxito del tratamiento cae drásticamente.

¿Cuándo debo acudir con un médico?

Si has detectado que presentas síntomas neuropáticos o que sufres de debilidad muscular o alteración de la sensibilidad de la pierna, es recomendable que busques atención médica especializada. Es importante destacar que el diagnóstico y tratamiento tempranos mejoran el pronóstico para controlar síntomas y evitar daño adicional del nervio femoral.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes