Neuropatía en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Escala de Severidad de la Neuropatía Diabética

La neuropatía diabética (ND) es la complicación sintomática más frecuente en pacientes con diabetes mellitus (DM) y la principal causa de lesiones y de amputación.

Esta patología afecta fibras sensitivas, motoras y autonómicas del sistema nervioso periférico de forma distal en extremidades inferiores. El diagnóstico es clínico, no siendo necesarias, de forma rutinaria, pruebas complementarias. En la exploración física se debe realizar siempre el test de Semmes-Weinstein, acompañado de al menos una de las siguientes exploraciones:

  • Sensibilidad algésica
  • Vibratoria
  • Temperatura.

Hasta el 50% de las amputaciones en pacientes con polineuropatía diabética sensitiva motora crónica se pueden evitar mediante el diagnóstico precoz de esta patología.

¿Qué produce la neuropatía diabética?

Produce la afectación de fibras sensitivas produce alteración de la sensibilidad:

  • Térmica
  • Algésica
  • Vibratoria
  • Propioceptiva

Que suele pasar desapercibida por la pérdida del reflejo doloroso, siendo en muchas ocasiones la úlcera el primer síntoma de la enfermedad.

Las fibras motoras son las encargadas de mantener la posición correcta de las articulaciones y la distribución de las presiones. Su alteración produce:

  • Atrofia muscular
  • Deformidades óseas
  • Alteraciones de la marcha con riesgo añadido de caídas, especialmente en pacientes ancianos.

Estos cambios se traducen en aumento de presión en las cabezas de los metatarsianos y en la región plantar, que aumenta el riesgo de desarrollar úlceras.

Clínica en la Neuropatía diabética

Característicamente, la neuropatía afecta inicialmente a las extremidades inferiores en la parte más distal, es decir, los pies, y progresa proximalmente. En más del 80% de los casos esta patología es asintomática.

Los síntomas sensitivos se clasifican tradicionalmente en «positivos» y «negativos».

Síntomas positivos:

Los síntomas positivos se refieren a sensaciones anormales que son añadidas a la experiencia normal del individuo. Estos síntomas incluyen:

  • Dolor:

Este puede ser agudo, como punzadas o descargas eléctricas, o puede ser un dolor ardiente, constante.

  • Parestesias:

Sensaciones de hormigueo o picazón que no son causadas por un estímulo externo.

  • Hiperestesia:

Aumento de la sensibilidad al tacto o al dolor, donde incluso el contacto leve con la piel puede ser incómodo o doloroso.

Síntomas negativos:

Los síntomas negativos implican la pérdida de funciones normales o sensaciones. Estos incluyen:

  • Pérdida de sensibilidad:

Una disminución en la capacidad para sentir toques físicos, cambios de temperatura, o dolor, lo que puede aumentar el riesgo de lesiones sin darse cuenta.

  • Debilidad muscular:

La afectación de los nervios que controlan los músculos puede llevar a una debilidad, especialmente en las piernas, que afecta la capacidad para caminar o realizar otras actividades diarias.

  • Pérdida de reflejos:

Especialmente los reflejos tendinosos, como el del tobillo, que pueden estar reducidos o ausentes.

Es fundamental para las personas con diabetes y sus cuidadores entender estos síntomas, ya que la detección temprana y el tratamiento adecuado pueden prevenir la progresión del daño y mejorar la calidad de vida. Los tratamientos pueden incluir el control estricto de los niveles de glucosa en la sangre, medicamentos para aliviar el dolor y la terapia física para mantener la función muscular y prevenir complicaciones. Además, se aconseja una revisión regular con un especialista en neurología para evaluar la evolución de la condición y ajustar el tratamiento según sea necesario.

Escala Diabetic Neuropathy Symptom Score (DNS)

Es una herramienta de evaluación clínica diseñada para ayudar a los médicos a evaluar y monitorear los síntomas de la neuropatía diabética. Consiste en un cuestionario simple que permite a los médicos recopilar información sobre la gravedad y la frecuencia de los síntomas comunes de la neuropatía diabética, como:

  • Entumecimiento
  • Dificultad para caminar
  • Dolor
  • Hormigueo.

Los pacientes definirán si presentan o no alguno de estos síntomas, la presencia de 1 o más se considera anormal, sugiriendo la presencia de neuropatía diabética.

La escala desempeña un papel crucial en la evaluación de la neuropatía diabética al proporcionar a los médicos una herramienta objetiva y simple de tamizaje para detectar de forma temprana a pacientes con diabetes que pudieran tener neuropatía diabética.

Tiene la gran ventaja de ser una herramienta rápida y fácil de usar, presentando una sensibilidad y especificidad del 53% y 55% respectivamente.

¿Qué tan común es la neuropatía diabética?

Aunque los diferentes tipos de neuropatía diabética pueden afectar a las personas que tienen diabetes, las investigaciones sugieren que hasta la mitad de las personas con diabetes tienen neuropatía periférica. Más del 30 por ciento de las personas con diabetes tienen neuropatía autonómica.

El tipo más común de neuropatía focal es el síndrome del túnel carpiano, en el cual un nervio en la muñeca está comprimido. Aunque menos del 10 por ciento de las personas con diabetes sienten síntomas del síndrome del túnel carpiano, alrededor del 25 por ciento de las personas con diabetes tienen alguna compresión nerviosa en la muñeca.

¿Quién desarrolla la neuropatía diabética?

Su probabilidad de desarrollar daños en los nervios causados por la diabetes aumenta a medida que envejece y mientras más tiempo tenga diabetes. Controlar la diabetes es una parte importante de la prevención de problemas de salud como la neuropatía diabética.                                      

¿Cómo se previene la neuropatía diabética?

Para prevenir la neuropatía diabética, es importante controlar la diabetes mediante el control de la glucosa en la sangre, la presión arterial y las concentraciones de colesterol. 

También se deben seguir los siguientes pasos para ayudar a prevenir el daño en los nervios relacionado con la diabetes:

  • Mantenerse físicamente activo.
  • Seguir un plan de comidas para la diabetes.
  • Obtener ayuda para dejar de fumar.
  • Limitar las bebidas alcohólicas a no más de una bebida por día para las mujeres y no más de dos bebidas por día para los hombres.
  • Tomar los medicamentos para la diabetes y otros medicamentos que el médico recete.

¿Cuál es el tratamiento de la neuropatía diabética?

El tratamiento de la neuropatía diabética se enfoca en varios aspectos clave para manejar tanto los síntomas como las causas subyacentes de la condición. La meta principal es controlar los niveles de glucosa en la sangre para prevenir el daño adicional a los nervios, además de aliviar los síntomas dolorosos y mejorar la función y calidad de vida del paciente. Aquí se detallan los enfoques más comunes y efectivos para el tratamiento de esta complicación:

Control estricto de la glucosa en sangre:

Mantener los niveles de glucosa en la sangre dentro de un rango objetivo es crucial para prevenir o retrasar la progresión del daño nervioso. Esto implica monitoreo frecuente de la glucosa, una dieta adecuada, actividad física regular y, en muchos casos, medicación o insulina.

Medicamentos para el dolor neuropático:

  • Antidepresivos:

Los medicamentos como la amitriptilina, la duloxetina o la venlafaxina son comúnmente prescritos para aliviar el dolor neuropático. Actúan modificando la química cerebral y la manera en que el cerebro interpreta el dolor.

  • Anticonvulsivos:

Medicamentos como la pregabalina y la gabapentina son efectivos para controlar el dolor al disminuir las señales eléctricas anormales de los nervios dañados.

  • Analgésicos:

En casos de dolor intenso, pueden utilizarse analgésicos más potentes como los opioides, aunque se prefieren opciones menos adictivas siempre que sea posible debido al riesgo de dependencia y otros efectos secundarios.

Modificaciones en el estilo de vida:

  • Dieta:

Adoptar una dieta bien balanceada que ayude en el control de la diabetes es esencial. Esto incluye limitar el consumo de azúcares y grasas saturadas, e incrementar la ingesta de fibras y alimentos integrales.

  • Ejercicio:

La actividad física regular ayuda a mejorar el control del azúcar en sangre, aumenta la circulación y puede mejorar el dolor neuropático mediante el fortalecimiento de los músculos y la mejora de la función general del cuerpo.

  • Cuidado de los pies:

La neuropatía diabética a menudo afecta los pies, por lo que es importante un cuidado meticuloso para prevenir infecciones y úlceras, incluyendo inspecciones diarias, uso de calzado adecuado y evitar lesiones.

Terapias físicas y ocupacionales:

Estas terapias pueden ayudar a las personas a manejar mejor las discapacidades resultantes del daño nervioso, como la debilidad muscular y los problemas de coordinación.

Suplementos y vitaminas:

Algunos estudios sugieren que los suplementos como el ácido alfa-lipoico y ciertas vitaminas del grupo B pueden ayudar en el manejo de la neuropatía diabética. Sin embargo, es importante consultar con un médico antes de comenzar cualquier suplemento.

Asesoramiento y apoyo:

La neuropatía diabética puede ser una condición frustrante y dolorosa. El asesoramiento puede ayudar a gestionar el estrés emocional y el apoyo de grupos de pacientes puede ofrecer consuelo y consejos prácticos de otros que enfrentan desafíos similares.

Es esencial que el tratamiento de la neuropatía diabética sea supervisado por un equipo de salud especializado, que puede incluir endocrinólogos, neurólogos, especialistas en dolor, dietistas y fisioterapeutas. Este enfoque integral ayuda a asegurar que todos los aspectos de la enfermedad y sus complicaciones sean adecuadamente manejados.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes