Neuropatía en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Escala PAINAD aplicada al dolor neuropático

El dolor neuropático es una condición compleja y debilitante que afecta a millones de personas en todo el mundo. Aunque es un padecimiento muy frecuente, comprenderlo puede ser difícil, por lo que nuestro objetivo es facilitar el entendimiento de la neuropatía, su asociación con la demencia y las herramientas con las que disponemos actualmente para su diagnóstico y tratamiento. 

La escala PAINAD (Pain Assessment in Advanced Dementia) es una herramienta diseñada para evaluar el dolor en personas con demencia avanzada que tienen dificultades para comunicarse verbalmente. Fue desarrollada por investigadores para proporcionar una evaluación objetiva del dolor basada en observaciones comportamentales.

La escala PAINAD fue creada en 2003 por un equipo de investigadores liderado por Victoria Warden, Ann C. Hurley y Ladislav Volicer. Su propósito es facilitar la evaluación del dolor en pacientes con demencia avanzada, donde los métodos tradicionales de autoevaluación son inadecuados.

La escala PAINAD incluye cinco ítems que se observan y puntúan:

  • Respiración independiente de la vocalización
  • Vocalización negativa
  • Expresión facial
  • Lenguaje corporal
  • Consolabilidad

Cada ítem se puntúa de 0 a 2, con una puntuación total que oscila entre 0 y 10. Puntuaciones más altas indican niveles mayores de dolor.

Para utilizar la escala PAINAD en la práctica clínica:

  • Observar al paciente durante un período de tiempo adecuado.
  • Puntuar cada ítem basado en las observaciones.
  • Sumar las puntuaciones para obtener una puntuación total.
  • Utilizar la puntuación para guiar las intervenciones de manejo del dolor.

La interpretación de los resultados de la escala PAINAD debe ser realizada por personal capacitado. Una puntuación alta sugiere la presencia de dolor y la necesidad de intervenciones adecuadas para su manejo. La escala es útil para ajustar los tratamientos y monitorear la respuesta del paciente a las intervenciones.

Beneficios de la escala PAINAD

Proporciona una evaluación estructurada y objetiva del dolor en pacientes con demencia.

Facilita la identificación y el manejo del dolor, mejorando la calidad de vida.

Ayuda a los cuidadores y profesionales de la salud a tomar decisiones informadas sobre el tratamiento del dolor.

¿Qué es el dolor neuropático?

El dolor neuropático se define como el dolor causado por una lesión o disfunción del sistema nervioso. A diferencia del dolor nociceptivo, que resulta de la estimulación de los receptores del dolor en tejidos dañados, el dolor neuropático surge cuando hay daño o alteración en los nervios mismos.

Se estima que entre el 7% y el 10% de la población mundial sufre de dolor neuropático. Es más común en personas mayores y aquellos con enfermedades crónicas como diabetes, esclerosis múltiple y cáncer.

Varias condiciones médicas están asociadas con el dolor neuropático, incluyendo: diabetes mellitus (neuropatía diabética), esclerosis múltiple, neuralgia postherpética, lesiones de la médula espinal, VIH/SIDA, cáncer y tratamientos oncológicos (quimioterapia).

El dolor neuropático se manifiesta con una variedad de síntomas y signos que incluyen:

  • Sensación de quemazón persistente o intermitente
  • Dolores punzantes similares a descargas eléctricas
  • Alodinia (dolor provocado por estímulos normalmente no dolorosos como el roce de la ropa)
  • Hiperalgesia (respuesta exagerada a estímulos dolorosos leves)
  • Parestesias (sensaciones anormales como hormigueo o entumecimiento). 

Además, puede haber disestesias, que son sensaciones desagradables y anormales como una «quemazón» o «arrastre» en la piel. 

Los signos pueden incluir cambios en la sensibilidad con áreas de hipoestesia (sensibilidad reducida) o hiperestesia (sensibilidad aumentada), atrofia muscular debido a la pérdida de masa muscular, y alteraciones en la piel como cambios en el color, temperatura y sudoración. Estos síntomas y signos pueden afectar gravemente la calidad de vida del paciente, interfiriendo con el sueño, actividades diarias y bienestar emocional.

El dolor neuropático puede afectar significativamente la calidad de vida de los pacientes, causando insomnio y trastornos del sueño, depresión y ansiedad, dificultades para realizar actividades diarias, además de bajo rendimiento laboral y problemas en nuestra vida social.

Tratar el dolor neuropático es un desafío debido a la complejidad de su etiología y su resistencia a los tratamientos convencionales para el dolor. Los enfoques terapéuticos pueden incluir medicamentos como antidepresivos, anticonvulsivantes y opioides, así como tratamientos no farmacológicos como fisioterapia y terapia ocupacional.

Relación entre dolor neuropático y demencia

Las personas con demencia pueden sufrir de dolor neuropático, pero su capacidad para comunicar y expresar el dolor está significativamente comprometida. Evaluar y tratar el dolor neuropático en pacientes con demencia presenta varios desafíos como por ejemplo la dificultad para verbalizar el dolor.

El manejo inadecuado del dolor neuropático en pacientes con demencia puede llevar a un deterioro significativo en la calidad de vida, aumento del estrés en cuidadores y costos de atención médica más altos debido a hospitalizaciones frecuentes y tratamientos prolongados.

¿Cuáles son las causas del dolor neuropático?

Lesiones Nerviosas:

Las lesiones directas a los nervios periféricos o al sistema nervioso central pueden resultar en dolor neuropático. Estas lesiones pueden ser consecuencia de accidentes, cirugías, o traumatismos. Por ejemplo:

  • Neuropatía postquirúrgica:

Daño a los nervios durante una operación.

  • Traumatismos:

Accidentes que provocan daños directos en los nervios.

Enfermedades Metabólicas:

Algunas enfermedades metabólicas afectan directamente a los nervios, causando dolor neuropático. Las más comunes incluyen:

  • Diabetes Mellitus:

La neuropatía diabética es una complicación común que resulta del daño nervioso por niveles altos de glucosa en sangre.

  • Enfermedad Renal Crónica:

Puede llevar a una acumulación de toxinas que dañan los nervios.

Infecciones:

Ciertas infecciones pueden inflamar o dañar los nervios, provocando dolor neuropático. Ejemplos incluyen:

  • Virus de la Varicela-Zoster:

Causa herpes zóster (culebrilla), que puede llevar a neuralgia postherpética.

  • VIH/SIDA:

Puede causar neuropatía periférica debido al virus o a los medicamentos utilizados en su tratamiento.

Trastornos del Sistema Nervioso:

Algunas condiciones neurológicas están asociadas con el desarrollo de dolor neuropático, tales como:

  • Esclerosis Múltiple:

Enfermedad autoinmune que afecta el sistema nervioso central.

  • Accidente Cerebrovascular:

Daño cerebral que puede resultar en dolor neuropático central.

Tratamientos Médicos:

Ciertos tratamientos médicos pueden causar daño a los nervios como efecto secundario:

  • Quimioterapia:

Algunos agentes quimioterapéuticos pueden dañar los nervios periféricos.

  • Radioterapia:

La exposición a radiación puede provocar neuropatía por daño a los nervios.

Condiciones Hereditarias:

Existen trastornos genéticos que predisponen a las personas a desarrollar dolor neuropático, como:

  • Neuropatías hereditarias: Como la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth.

Trastornos Autoinmunes:

Enfermedades en las que el sistema inmunológico ataca al cuerpo pueden causar daño a los nervios:

  • Lupus Eritematoso Sistémico:

Puede causar neuropatía periférica inflamatoria.

  • Síndrome de Guillain-Barré:

Trastorno en el que el sistema inmunitario ataca los nervios.

Exposición a Toxinas:

La exposición a ciertos químicos o toxinas también puede causar daño a los nervios, como:

  • Alcoholismo Crónico: El abuso de alcohol puede llevar a neuropatía alcohólica.
  • Exposición a metales pesados: Como el plomo o el mercurio.
Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes