Neuropatía en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Uso de la Escala de Dolor Neuropático de S-LANS

La Escala de Dolor Neuropático S-LANSS (Self-Reported Leeds Assessment of Neuropathic Symptoms and Signs) es una herramienta utilizada para evaluar la probabilidad de que el dolor experimentado por un individuo sea de origen neuropático. Fue desarrollada como una forma de ayudar en la identificación y diagnóstico del dolor neuropático, que es aquel causado por daño o disfunción del sistema nervioso. 

La escala consta de una serie de preguntas sobre los síntomas y signos que son comunes en el dolor neuropático, como sensaciones anormales, como hormigueo o ardor, y la presencia de hipersensibilidad al tacto. Cada respuesta contribuye a una puntuación total, y según el puntaje obtenido, se puede determinar la probabilidad de que el dolor sea de origen neuropático.

Aquí están los componentes principales:

  • Sensaciones anormales:

El cuestionario pregunta si el paciente experimenta sensaciones anormales, como «quemazón», «hormigueo» o «picazón».

  • Parestesia:

Se pregunta al paciente si siente «cosquilleo» o «entumecimiento».

  • Dolor provocado por estímulos normales:

Se pregunta sobre la presencia de dolor en respuesta a estímulos normales, como el tacto ligero o el roce de la piel.

  • Hipersensibilidad al tacto:

Se evalúa si el paciente experimenta un aumento del dolor en respuesta a estímulos táctiles leves.

  • Dolor relacionado con el frío o el calor:

Se pregunta si el dolor aumenta o disminuye en respuesta al frío o al calor. 

¿Cuáles son las ventajas de la escala de dolor neuropático de S-LANS?

  • Evaluación estandarizada:

La escala proporciona un método estandarizado y sistemático para evaluar la probabilidad de que el dolor sea de origen neuropático. Esto permite una evaluación consistente y comparativa entre pacientes y a lo largo del tiempo.

  • Identificación de dolor neuropático:

La S-LANSS ayuda a los profesionales de la salud a diferenciar entre el dolor neuropático y otros tipos de dolor, como el dolor nociceptivo. Esto es importante porque el tratamiento y la gestión del dolor pueden variar dependiendo de su origen.

  • Enfoque en síntomas y signos característicos:

La escala se centra en síntomas y signos específicos asociados con el dolor neuropático, como sensaciones anormales, parestesia, hipersensibilidad al tacto, entre otros. Esto permite una evaluación más precisa y detallada del dolor del paciente.

¿Qué es el dolor neuropático?

El dolor neuropático es un tipo de dolor crónico que surge como resultado de un daño o disfunción en el sistema nervioso. A diferencia del dolor nociceptivo, que es una respuesta normal del sistema nervioso a un estímulo nocivo (como un corte o una quemadura), el dolor neuropático puede persistir incluso después de que la lesión original haya sanado. 

Este tipo de dolor puede manifestarse de diversas maneras, como sensaciones de ardor, pinchazos, hormigueo, entumecimiento o electricidad. Puede ser constante o intermitente y puede presentarse en áreas específicas del cuerpo o extenderse a lo largo de los nervios afectados.

¿Cuáles son las causas de dolor neuropático?

Las causas del dolor neuropático son variadas e incluyen:

  • Lesiones traumáticas en los nervios
  • Enfermedades del sistema nervioso central o periférico (como la neuropatía diabética o la neuralgia del trigémino)
  • Infecciones virales
  • Exposición a toxinas, entre otras. 

El tratamiento del dolor neuropático puede ser complejo y generalmente implica el uso de una combinación de:

  • Medicamentos
  • Terapias físicas
  • Procedimientos intervencionistas
  • En algunos casos, terapias alternativas o complementarias.

¿Cómo se mide el dolor neuropático?

  • Historial clínico y examen físico:

El médico recopila información detallada sobre los síntomas del paciente, como la naturaleza del dolor (por ejemplo, ardor, hormigueo), su ubicación, su intensidad y cómo afecta la vida diaria del paciente. También se realiza un examen físico para detectar signos físicos de neuropatía, como sensibilidad alterada al tacto o reflejos anormales.

  • Cuestionarios y escalas de evaluación:

Se utilizan cuestionarios estandarizados, como la Escala de Dolor Neuropático LANSS (o S-LANSS) u otras escalas de evaluación del dolor neuropático, para ayudar a cuantificar la gravedad y las características del dolor neuropático.

  • Evaluaciones neurológicas específicas:

Se pueden realizar pruebas neurológicas específicas para evaluar la función de los nervios, como pruebas de conducción nerviosa, electromiografía (EMG) o pruebas de reflejos, para identificar la presencia y la gravedad del daño nervioso.

  • Imágenes diagnósticas:

En algunos casos, se pueden realizar pruebas de imagenología, como resonancia magnética (RMN) o tomografía computarizada (TAC), para detectar anomalías estructurales o lesiones en el sistema nervioso que podrían estar causando el dolor neuropático.

  • Diario del dolor:

Se puede pedir a los pacientes que mantengan un diario del dolor, registrando la intensidad del dolor, los factores desencadenantes, los momentos en que ocurre y cualquier tratamiento que puedan estar recibiendo. Esto puede proporcionar información útil para ajustar el plan de tratamiento.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes