Neuropatía en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Cuáles son las causas de Neuropatía Intercostal

Las neuropatías intercostales son un tipo específico de neuropatía que afecta los nervios intercostales, que son los nervios situados entre las costillas. Estos nervios son responsables de la inervación de la piel y los músculos del tórax y la parte superior del abdomen.

¿Por qué ocurre la neuropatía intercostal?

La neuropatía intercostal puede ocurrir por varias razones:

  • Trauma físico:

Lesiones en el tórax o cirugías que involucran la cavidad torácica pueden dañar los nervios intercostales.

  • Infecciones:

El herpes zóster puede infectar los nervios intercostales, causando neuralgia postherpética.

  • Condiciones médicas:

Enfermedades como la diabetes pueden predisponer a las neuropatías en general.

  • Compresión nerviosa:

Hernias discales u otras estructuras que comprimen los nervios intercostales.

Algunas de las enfermedades y condiciones que pueden causar neuropatía intercostal incluyen:

  • Herpes zóster:

El virus puede afectar los nervios intercostales.

  • Cirugías torácicas:

Procedimientos que involucran abrir el tórax.

  • Traumas costales:

Fracturas o contusiones en las costillas.

  • Tumores:

Presión de masas tumorales sobre los nervios.

Los síntomas de la neuropatía intercostal incluyen:

  • Dolor en el tórax:

Un dolor agudo o ardiente que sigue el camino del nervio afectado.

  • Sensibilidad en la piel:

Dolor al tacto o al realizar movimientos.

  • Hormigueo y entumecimiento:

Sensaciones anormales en la piel sobre las costillas.

  • Debilidad muscular:

En casos graves, puede afectar la fuerza de los músculos intercostales.

Diagnóstico

El diagnóstico de neuropatía intercostal se basa en:

  • Historia clínica: Evaluación de síntomas y antecedentes médicos.
  • Examen físico: Identificación de áreas dolorosas y signos neurológicos.
  • Pruebas de imagen: Radiografías, resonancias magnéticas o tomografías computarizadas para identificar lesiones o compresiones.
  • Electromiografía (EMG): Para evaluar la actividad eléctrica de los músculos y nervios.

El tratamiento de la neuropatía intercostal puede incluir:

El dolor de las neuropatías puede controlarse y mejorar con distintas opciones

  • Medicamentos: Analgésicos, anticonvulsivantes y antidepresivos para controlar el dolor.
  • Fisioterapia: Ejercicios y técnicas para mejorar la movilidad y reducir el dolor.
  • Inyecciones: Bloqueos nerviosos o esteroides para reducir la inflamación.
  • Cirugía: En casos donde haya compresión nerviosa significativa.

Es crucial para aquellos con síntomas de neuropatía intercostal buscar atención médica temprana para evitar complicaciones y mejorar la calidad de vida. La educación sobre las causas y los tratamientos disponibles puede empoderar a los pacientes para manejar mejor su condición. Además, llevar un estilo de vida saludable, controlar enfermedades crónicas como la diabetes y evitar lesiones en el tórax puede reducir el riesgo de desarrollar neuropatías intercostales.

¿Qué son las neuropatías?

Las neuropatías son afecciones de los nervios periféricos, es decir, aquellos nervios fuera del cerebro y la médula espinal. Los nervios periféricos transmiten señales entre el sistema nervioso central y el resto del cuerpo, por lo que cualquier daño a estos nervios puede tener un impacto significativo en la función corporal.

Se trata de una afección muy común, se estima que un 3% de la población actual presenta una neuropatía, y hay evidencia que demuestra que por encima de los 55 años puede ser hasta un 25%.

¿Por qué se producen las neuropatías?

Las neuropatías pueden ser causadas por diversas razones. Algunas de las causas más comunes incluyen:

  • Diabetes:

Una de las causas más frecuentes de neuropatía. Los niveles altos de azúcar en la sangre pueden dañar los nervios con el tiempo.

  • Infecciones:

Virus como el herpes zóster, VIH, y hepatitis pueden dañar los nervios.

  • Traumas:

Lesiones físicas que dañan los nervios.

  • Exposición a toxinas:

Alcohol, medicamentos y productos químicos.

  • Enfermedades autoinmunes:

Como el lupus y la artritis reumatoide.

  • Déficit nutricional:

Falta de vitaminas del complejo B, especialmente B12.

¿A quiénes afectan las neuropatías?

Las neuropatías pueden afectar a personas de todas las edades y géneros, aunque ciertos factores de riesgo pueden aumentar la probabilidad de desarrollar neuropatías, tales como:

  • Edad avanzada: El riesgo aumenta con la edad.
  • Diabetes: Un mal control de la diabetes aumenta el riesgo.
  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Enfermedades autoinmunes.

Otros factores de riesgo que se han descrito son los siguientes: 

  • Genética: Historia familiar de neuropatías.
  • Condiciones médicas preexistentes: Diabetes, enfermedades renales, o trastornos autoinmunes.
  • Estilo de vida: Dieta pobre y falta de ejercicio.
  • Exposición a toxinas.

Signos y síntomas

Las neuropatías pueden manifestarse de varias maneras, dependiendo de los nervios afectados:

  • Dolor: Agudo, punzante, o quemante.
  • Entumecimiento y hormigueo: Sensación de alfileres y agujas.
  • Debilidad muscular: Dificultad para realizar movimientos cotidianos.
  • Problemas de coordinación: Torpeza o falta de equilibrio.

Las manifestaciones pueden variar desde leves molestias hasta incapacidades severas. En algunos casos, la neuropatía puede afectar los nervios autónomos, provocando problemas en funciones corporales automáticas como la presión arterial, la digestión, y el control de la vejiga.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes