Neuropatía en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Cuáles son las causas de la neuropatía periférica?

La neuropatía periférica es una condición que afecta los nervios periféricos, aquellos que se encuentran fuera del cerebro y la médula espinal. Estos nervios son cruciales para la transmisión de señales entre el sistema nervioso central y el resto del cuerpo. Cuando se dañan, pueden provocar síntomas como dolor, entumecimiento, debilidad muscular y problemas de coordinación. Comprender las causas subyacentes de esta condición es esencial para su diagnóstico y tratamiento adecuados.

Estas son algunas de las causas de la neuropatía periférica:

  • Diabetes mellitus

Una de las causas más comunes de neuropatía periférica es la diabetes mellitus. La neuropatía diabética afecta aproximadamente al 60-70% de las personas con diabetes. Los altos niveles de azúcar en sangre pueden dañar los nervios a lo largo del tiempo, especialmente en las extremidades.

Los síntomas suelen incluir dolor, entumecimiento y pérdida de sensibilidad en los pies y las manos. La gestión cuidadosa de los niveles de glucosa en sangre es crucial para prevenir o retrasar la progresión de la neuropatía diabética.

  • Enfermedades autoinmunes

Las enfermedades autoinmunes, como el lupus, la artritis reumatoide y el síndrome de Guillain-Barré, también pueden causar neuropatía periférica. En estas condiciones, el sistema inmunológico ataca por error los nervios periféricos, causando inflamación y daño. El síndrome de Guillain-Barré, por ejemplo, es una enfermedad aguda en la que el sistema inmunológico ataca los nervios, lo que puede provocar debilidad muscular grave y parálisis temporal.

  • Infecciones

Diversas infecciones pueden llevar a la neuropatía periférica. Virus como el VIH y el herpes zóster (el virus que causa la varicela y el herpes) pueden dañar los nervios. La infección por el VIH puede causar una neuropatía dolorosa que afecta principalmente los pies y las piernas. El herpes zóster puede resultar en una condición llamada neuralgia postherpética, donde el dolor persiste mucho después de que la erupción desaparece.

  • Deficiencias nutricionales

Las deficiencias en ciertas vitaminas y minerales esenciales también pueden causar neuropatía periférica. Las vitaminas del grupo B, especialmente B1 (tiamina), B6 (piridoxina) y B12 (cobalamina), son cruciales para la salud nerviosa. La deficiencia de vitamina B12, por ejemplo, puede causar daño a los nervios y manifestarse en síntomas como entumecimiento, hormigueo y problemas de equilibrio. Una dieta equilibrada y, en algunos casos, suplementos vitamínicos, son importantes para prevenir estas deficiencias. 

  • Toxinas y medicamentos

La exposición a toxinas puede dañar los nervios periféricos. Las sustancias como el alcohol, ciertos productos químicos industriales y algunos medicamentos, especialmente aquellos utilizados en la quimioterapia, pueden ser neurotóxicos. El consumo excesivo de alcohol, por ejemplo, puede causar neuropatía alcohólica, caracterizada por dolor y debilidad en las extremidades.

  • Traumatismos y lesiones

Las lesiones físicas que dañan los nervios, como fracturas óseas, accidentes automovilísticos o caídas, pueden llevar a la neuropatía periférica. Los nervios pueden ser comprimidos, aplastados o estirados, lo que resulta en daño directo. El síndrome del túnel carpiano, una forma común de neuropatía periférica, se debe a la compresión del nervio mediano en la muñeca, a menudo causada por movimientos repetitivos.

  • Enfermedades hereditarias

Algunas formas de neuropatía periférica son hereditarias. Las neuropatías hereditarias, como la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth, son causadas por mutaciones genéticas que afectan la función de los nervios. Estas condiciones suelen aparecer en la infancia o adolescencia y pueden causar debilidad muscular, deformidades en los pies y problemas de movilidad.

  • Enfermedades renales y hepáticas

Las enfermedades crónicas de los riñones y el hígado pueden conducir a la acumulación de toxinas en el cuerpo, que pueden dañar los nervios periféricos. La neuropatía urémica es común en personas con insuficiencia renal crónica y puede manifestarse en síntomas como dolor, hormigueo y debilidad en las extremidades.

  • Factores idiopáticos

En algunos casos, la causa de la neuropatía periférica no puede ser determinada. Estos casos se denominan neuropatías idiopáticas. Aunque la causa no se conoce, el manejo de los síntomas sigue siendo crucial para mejorar la calidad de vida de los pacientes.

¿Qué debo hacer si sospecho una neuropatía periférica?

Si sospecha que tiene una neuropatía periférica, es importante tomar medidas para obtener un diagnóstico preciso y comenzar el tratamiento adecuado lo antes posible. A continuación, se describen los pasos recomendados: 

Reconocer los Síntomas

Primero, es esencial reconocer los síntomas comunes de la neuropatía periférica, que pueden incluir:

  • Dolor, ardor o sensación de hormigueo en las manos y pies
  • Entumecimiento o falta de sensibilidad en las extremidades
  • Debilidad muscular y dificultad para coordinar los movimientos
  • Sensación de pinchazos o de “alfileres y agujas”
  • Problemas de equilibrio y caídas frecuentes

Consultar a un profesional de la salud

La siguiente y más importante acción es consultar a un médico. Puede comenzar con su médico de atención primaria, quien puede referirlo a un especialista, como un neurólogo. Durante la consulta, el médico realizará un historial médico completo y un examen físico detallado para evaluar sus síntomas.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes